La otitis es la causa más frecuente de sordera infantil en países desarrollados.

Hasta un 90% de los niños desarrollan Otitis Media Secretora antes de la edad escolar. Este tipo de otitis no provoca fiebre ni dolor. El tabaquismo pasivo y un uso excesivo del chupete aumentan el riesgo de padecerla, mientras que la lactancia materna lo disminuye.

Los especialistas recomiendan no tratar la Otitis Media Secretora con medicación, especialmente antibióticos o esteroides.

Es aconsejable prestar atención a las señales y tan pronto como se detecte cualquier problema en la audición de los pequeños, acudir al especialista para que sea quien valore los oídos y actúe en consecuencia.